Mitos y verdades

Inocencia Infantil

Tomi

Todos los 29 de mes en casa cenamos ñoquis. A veces comprados otras hechos en casa. Pero nunca fallamos. Así lo hacemos desde que soy chica según una costumbre familiar que supongo será heredada de los parientes italianos.

El caso es que no son solo los ñoquis que preparamos para la cena sino que según cuenta la leyenda italiana basada en la historia de San Pantaleón los ñoquis traen suerte y prosperidad. Es decir que para el que se termina toda su porción hay como premio unas monedas y algunas veces billetes que aparecen mágicamente debajo del plato.

Ya es un ritual en mi casa, cada 29 los chicos esperan ansiosos la hora de la cena, no tanto por los ñoquis sino por el premio.

El 29 del mes pasado, mientras cenábamos se desato una conversación sobre la misteriosa aparición de las monedas y demás cosas que suceden gracias a personajes como Papa Noel, los Reyes Magos, los conejos de Pascua y hasta el mismísimo ratón Pérez. El mayor de mis hijos comenzó a cuestionar la existencia de estos personajes con una catarata de argumentos que cada vez que recuerdo me sacan una sonrisa.

La primera víctima de sus dudas fue el Pobre ratón Pérez. “Tú te crees Juan que existe un ratón que viene a llevarse los dientes… eso no puede ser. Por donde entra si ni siquiera sabe dónde está la puerta, es un ratón! Además de donde saca el dinero? Eh? Si tampoco sabe que dinero usamos nosotros!”. El siguiente fue Papa Noel “Juan, no existe. Pensá, como puede ese gordo caer por una chimenea, y los renos? Donde viste renos que vuelen?”.

Mientras él seguía destapando fantasías el pequeño Juan lo escuchaba atónito alternando sus miradas con las mías, como esperando una segunda opinión porque la que estaba oyendo no le convencía, o mejor dicho lo le gustaba. El prefería seguir creyendo que Papá Noel vive en algún lugar del Polo Norte, viaja en un trineo tirado por renos voladores y luego cae por la chimenea con una bolsa llena de regalos. Y que ese que trae dinero cuando se te cae un diente es un señor ratón llamado Pérez que viste con traje de cartero. Que los huevos de pascua que encontramos en el parque los puso un conejo blanco con un gran  lazo rojo y que el misterioso dinero de los ñoquis de la cena, aparece, para esto si que no hay explicación, no se sabe como pero ahí están las monedas. Pero lo que si que es seguro es que no son papá y mamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s