Articulos

Relación mamá/hijo varón

Creo que no hay nada más gratificante que sentir que tienes un pequeño guardaespaldas siempre contigo. Los varones son fieles protectores de su mamá. Ellos manifiestan su amor brindando cariño a través de abrazos,  besos y frases como ” eres las más linda” o “te quiero mucho”. En las discusiones con papá ellos siempre nos dan la razón sin saber el motivo de la mismas, y hasta en algunas ocasiones se enfadan con él. De ninguna manera les gusta vernos sufrir y tratan de no decepcionarnos.

A los niños les gusta ayudarnos en la cocina, en mi caso siempre son voluntarios para rallar cualquier tipo de verdura o para apanar milanesas. Muchas veces después de comer elogian nuestros platos, aunque no sean los más elaborados, ellos saben que si los hizo mamá uno de los ingredientes más importantes es “amor”.

Aunque a veces nos vean como sargentos siempre están dispuestos a cumplir con nuestras normas de la casa, por ello nunca se olvidan de quitarse las botas de futbol para entrar si han estado jugando afuera, y usan un individual para comer galletas sobre la mesa. Con respecto a la tabla del vater todavía debo seguir insistiendo, ya que siguen olvidandose de levantarla cuando van al baño.

Les gusta decirnos lo guapas que somos y aunque parezca que nos lo dicen para conseguir algo en particular, ellos son sinceros, a veces demasiado y nos dicen lindas frases cuando nos arreglamos.

Con ellos tenemos una complicidad absoluta, chistes y bromas que sólo nosotros entendemos, películas y juguetes que sólo mamá sabe donde están, lugares, actividades y juegos que ambos disfrutamos. A muchas de nosotras probablemente nos haya tocado patear penaltis, o jugar al padel en tacones con ellos.

Mamá sabe sobre su “timing”, el momento justo para que coman, se bañen, jueguen, se diviertan, inviten amigos o hagan la tarea. El timing, por lo menos con los varones inquietos e incansables, es crucial para ellos y para nosotras. Si hemos cumplido esos horarios clave en cada actividad, podremos disfrutar más nuestro tiempo junto a ellos.

Cuando los niños van creciendo, también nos ayudan a cargar objetos pesados como maletas o empujar el carrito de su hermano pequeño. A ellos les gusta sentirse útiles, fuertes y responsables.

Ellos son nuestros pequeños hombrecitos, nuestros compañeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s