Articulos

Cómo organizarse con mellizos 

Para toda mujer, la llegada de un hijo coincide plenamente con un cambio radical en su vida. ¿Imagínense como será con dos a la vez? Aquí les dejamos una entrevista que le hicimos a una mamá de mellizos varones que nos cuenta como le cambió la suya…

 Los primeros latidos

La llegada de un hijo siempre es motivo de sorpresa y alegría en cualquier pareja que desea formar una familia. En nuestro caso, hacía tiempo que deseábamos tener un hijito y no se nos daba. Cuando ya nos estábamos poniendo un poco ansiosos el test de embarazo ¡marco lo que tanto deseábamos! Íbamos a tener un bebé. La alegría de saber que íbamos a ser papas finalmente fue inmensa. Hicimos los primeros chequeos médicos, una primera ecografía en la que no se pudo oír ningún latido porque el embrión era demasiado pequeño. El doctor nos dijo que había una bolsita bien ubicada y otra más arriba, pero jamás imaginamos lo que se vendría. Al mes volvimos al médico y ese día pudimos escuchar dos latidos. Yo quede paralizada, llena de alegría pero colmada de dudas y miedos. Mi marido también se puso feliz lógicamente, pero comenzó a cuestionarse si estábamos preparados para semejante desafío. Yo siempre tuve una visión positiva con respecto a tener una familia múltiple y de a poco fui transmitiéndole tranquilidad a mi marido.

Miedos e incertidumbre

Los miedos fueron cambiando con el paso del tiempo. Cuando estaban en la panza, miedo al parto doble, a la cesárea, a la posibilidad de que queden en NEO por nacimiento prematuro o por alguna complicación que pueda surgir. Cuando superé esa etapa, miedo a colapsar físico y mentalmente porque el desgaste es terrible. Nosotros estuvimos un año entero sin dormir ni de día ni de noche y tu vida, tu individualidad, tus hobbies, todo pasa al olvido. Realmente el primer año de una mama múltiple es muy difícil. Sé muy bien que lo es con uno solo bebé, imagínate con dos! Con el paso de los años, los miedos tienen más que ver con la forma de criarlos, de intentar no comparar y ayudarlos a desarrollar su propia personalidad, de guiarlos para que cada uno respete sus diferencias y para que cada uno tenga sus propios amigos. Es un desafío muy grande.

Alimentación y rutina

La alimentación durante el primer año de vida fue un tema delicado. Yo quería darles el pecho porque eso es lo que todos te dicen que es lo mejor, lo que debemos hacer si o si, que es lo mejor para él bebé y varias cosas más. Sentía que si no les daba el pecho, no sería tan buena madre. Los primeros meses la alimentación fue de pecho casi exclusivamente. Pero mi desgaste era muy grande, y no podía recibir demasiada ayuda porque ellos me necesitaban 24 horas a mí. Sumado a ese desgaste, mis mamas se agrietaron y lastimaron y tampoco alcanzaba a producir demasiada leche. Los bebes no se llenaban, no dormían y todo se tornó en un verdadero caos. Hasta que mi madre me hizo ver que la base de la familia y de una crianza feliz es la madre. Si yo estaba mal, todos estaban mal. Ahí introduje el complemento, leche en polvo y eso fue un gran alivio! Tomaban una teta y una mema cada uno, y siempre había algún voluntario en darles la mamadera para hacer las cosas más fáciles. Si estaba sola, los ponía en sus huevitos o sobre el sillón y les daba la mamadera al mismo tiempo. Casi siempre se dormían a la par, y eso me permitía a mí tener un rato para mí, para ducharme, dormir u escuchar un poco de música tranquila!

¡Si, se puede!

Desde que fueron muy pero muy bebes, intenté formarles una rutina clara y constante. Todos los días a la misma hora los bañaba, les daba el pecho y la mamadera, y los dormía en el carrito. Jamás los dormí a upa. Les ponía música muy tranquila y los hamacaba hasta que se dormían. Luego los pasaba a su cuna dormidos. Nunca hice demasiado colecho con ellos. Fui muy estructurada e intente no llevarlos a mi cama para poder tener mi espacio y descansar tranquila. Con mi tercer hijo que tiene un año, eso ya no me pasa. Me relaje mucho y sé que es mi último bebe así que lo disfruto mucho. Pero cuando sos mama múltiple la organización y la rutina son fundamentales para poder sobrevivir. Mis mellis a las 9 pm se dormían y con mi marido encontrábamos un rato a solas para conversar y relajarnos, aun hasta  el día de hoy.

Diferencias

Mis hijos siempre fueron muy diferentes físicamente así que eso ayuda mucho a que se puedan diferenciar. No son gemelos idénticos y sus personalidades son muy diferentes también. De todas maneras, van a la misma sala de jardín y estoy muy atenta a que cada uno haga sus propios amigos o tengan actividades distintas también. En general, eligen estar el uno con el otro y se llevan muy bien compartiendo actividades pero claramente uno es más activo y el otro más tranquilo y eligen juegos acordes a sus intereses.

Relaciones

Los mellizos tienen un vínculo súper especial entre ellos. Se cuidan, se protegen, se buscan y se extrañan mucho cuando están separados. Ellos despiertan y se acuestan prácticamente juntos lo que los hace un dúo maravilloso. Lógicamente también se pelean y les cuesta mucho entender que son dos seres diferentes y que es normal que uno no quiera hacer lo mismo que el otro. Pero la relación es maravillosa y el amor que recibís de parte de mellizos es doble, lo que hace todo el proceso de crianza mucho más ameno.

Lo mejor y lo más difícil

Lo más lindo es sentir dos bebes en tu vientre moviéndose y dando pataditas. Fue una sensación que nunca voy a olvidar. Como mujer me sentí muy afortunada de haber gestado a dos personas en mi interior. Me sentí muy poderosa y entendí que el cuerpo de las mujeres es una caja de sorpresas maravillosa. También verlos crecer en paralelo, tener dos bebes gateando por tu casa o corriendo y jugando juntos es una de las cosas más divertidas y (estresantes!) de ser mama múltiple. Lo más difícil claramente es el desgaste físico, sentir que toda tu vida anterior queda en el olvido y que sos una máquina de producir leche y atender dos criaturas que solo dependen de vos. Es por ello que el apoyo de la familia y amigos es fundamental. Yo recibí muchas palabras de aliento de mi marido quien me ayudaba muchísimo y jamás me sentí sola en ese sentido. Gracias a Dios, a medida que crecen todo se vuelve mucho más sencillo.

Varones por dos

La organización con mellizos de diferente sexo debe ser distinta, ropa de dos colores, el cuarto separado cuando crecen, amigos diferentes y por ende cumpleaños por separado o con el doble de invitados…. Sin embargo, creo que la diferencia de tener mellizos varones de mellizas mujeres es fundamentalmente la fiesta de quince! Los papas de mellizos varones tenemos las cosas mucho más fáciles en ese sentido. Me imagino que la adolescencia debe ser más difícil para las mujeres mellizas. Los varones tienden a ser más sencillos, tienen juegos más básicos, con una pelota o un disfraz son felices. Y a medida que crecen, también tienen menos complicaciones con respecto a la ropa de moda o a las amistades.

 

Esperamos que les hayan sido útiles las recomendaciones y experiencias de esta súper mamá a la que admiramos mucho.

¿Alguna de ustedes tiene mellizos o gemelos varones?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s